Los retos del 2021

Pareciera que este año ha sido una pesadilla, la cual, por más que busquemos despertar para acabar con ella y dejar de sentir esa horrible sensación que produce un mal sueño se ha convertido en una nueva realidad, sin escapes, con escenarios adversos y complicados que hoy, a pocas horas de concluir el 2020, sin duda podemos llegar a la conclusión de que ha sido uno de los años más complicados en las últimas décadas y probablemente el más complejo del siglo XXI.

El 31 de diciembre de 2019, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió reportes de presencia de neumonía de origen desconocido, en la ciudad de Wuhan, China, nadie dimensionó que esta originaria uno de los mayores retos en la historia de la humanidad, un virus que causaría una de las mayores crisis económicas sin distinguir país o empresa, un cambio total a la forma de vida de las personas en todas sus áreas: educativas, deportivas, sociales y peor aún, la pérdida de millones de vidas por el COVID-19.

Como individuos, sociedad y en su caso, el Estado, siempre es importante realizar un análisis de todos aquellos acontecimientos, buenos o malos, que se entrelazan en nuestra vida, que nos hicieron cometer errores y aciertos, que nos dejaron un aprendizaje y que al final del día nos han forjado para en un futuro tener una mejor preparación y capacidad ante los nuevos retos.

El 2021 está a un abrir y cerrar de ojos, las acciones que tomemos serán de gran trascendencia para nuestras vidas, pero es más importante que el Estado, por medio de todos sus organismos, realice un análisis profundo (como en teoría deberían hacer al tomar cada una de sus decisiones) para que, en conjunto con sus gobernados, sus acciones tengan un impacto real y significativo, para así poder llevar a este barco que es nuestro país a un buen puerto, con una ruta bien planeada para sobreponernos a las secuelas que han quedado por la pandemia y hacer frente ante los retos que se aproximan.

Es importante realizar un análisis en materia de Salud, ya que esta pandemia explotó los servicios médicos y nos mostró que la salud de los mexicanos no es prioridad para el Estado, que faltan espacios deportivos y la promoción de una vida saludable, que sin duda son un factor importante contra el COVID 19. Una prevención adecuada y educativa sobre lo importante que es el cuidado de la salud es uno de los movimientos del “ajedrez” de las políticas públicas que urge realizar, los hospitales y servicios médicos en nuestro país son insolventes y la salud de los mexicanos es una de las peores a nivel mundial, con estadísticas ya conocidas y que la pandemia solo evidenció aún más.

¿Y qué decir de la cuestión de seguridad? Dónde es necesario no solo el análisis a detalle, sino una estrategia bien estructurada de forma urgente. Sexenio tras sexenio han incrementado a este rubro homicidios, secuestros, narcotráfico, etc. y las estadísticas del presidente López nos arrojan que aun cuando no ha llegado ni a la mitad de su gobierno, se ha convertido en el más violento, inclusive más que en la famosa guerra contra el narcotráfico del expresidente Felipe Calderón, la estrategia de “abrazos, no balazos” continúa siendo una estrategia fallida.

Sin duda las políticas Económicas son de importancia, muchas empresas y con ellas miles de empleos se han perdido este año, el gobierno federal ha llevado una estrategia de castigo a los empresarios, no se le olvide que las PYMES son aquellas que mueven la economía del país, sin embargo han sido las más lastimadas por el gobierno al recibir nulos apoyos, al mantener programas innecesarios por capricho o cancelar otros que a la economía del país le servirían como impulso para un mayor crecimiento, como la necesidad de un nuevo aeropuerto o inversión en energías alternativas. Una mejor estrategia económica en nuestro país en 2021 es de urgencia y de inmediata aplicación como la vacuna misma.

Pareciera una lista interminable de fallas que podríamos continuar mencionando sobre los diferentes ejes que el Gobierno federal ha realizado este año 2020, sin embargo no nos alcanzaría el espacio para entrar a fondo con cada tema, lo que si podemos rescatar de este año es cada uno de los errores que se han cometido y buscar revertir todo lo malo en políticas públicas positivas.

A ti lector, te invito a una participación activa en la búsqueda de la construcción de un mejor país, el 2020 nos ha golpeado a cada uno de nosotros de diferentes maneras, exijamos un mejor gobierno para que se tomen las decisiones que nos beneficien a todos, pero con ese ánimo de exigir participemos con nuestras tareas y obligaciones que aportan a nuestra sociedad, aprendamos de cada uno de los fracasos, altercados o situaciones adversas vividas este año y sobre todo, hagamos ese análisis personal que nos convierta en mejores personas y que nos permita como sociedad lograr esa comunidad justa, equitativa y de felicidad.

RELACIONADOS