Ley de la industria eléctrica: está carbón

Hace 5 meses redacté una columna titulada “Política ambiental: El retroceso de México” dónde realicé un análisis sobre las políticas públicas en materia ambiental de nuestro país. Hace medio año, las condiciones en materia ambiental eran críticas y desalentadoras, al día de hoy el panorama continúa con un paso firme hacia el retroceso y perjuicio de nuestro medio ambiente.

Como sociedad, es importante darnos cuenta de todas las acciones que nos causan un perjuicio, principalmente por la falta de prevención, pero sobre todo de visión por parte del gobierno federal, es evidente el daño continuo al medio ambiente y su falta de interés al respecto: el tren Maya y la destrucción de la selva, el cancelar la inversión de empresas en energías alternativas para el país, la continuidad en proyectos insolventes y contaminantes como la refinería de dos bocas o termoeléctricas , los cuales tienen que encender focos rojos de preocupación.

Este martes , 68 senadores aprobaron la Ley de Industria Eléctrica propuesta por el presidente López, donde se procuran las plantas termoeléctricas, nucleares y geotérmicas, cada una de las anteriores generadores de un  impacto ambiental negativo, dejando en último lugar el uso de energías alternativas, continuando con un retroceso en relación a los tratados internacionales como el TMEC y a la situación global, donde los países procuran las energías limpias como prioridad, colocando nuevamente a México como ejemplo de país con políticas publicas totalmente en contra de la sustentabilidad.

A ti lector, éste es un mensaje con gran preocupación, aún no logro comprender la incapacidad e ineptitud de 68 senadores borregos que sin ninguna modificación aprobaron la iniciativa propuesta por el presidente, no son preocupantes las prácticas parlamentarias ya comúnmente usadas, como citar a sesión sin tener un análisis previo con expertos en el tema o realizar las sesiones nocturnas con 10 minutos de notificación para los demás partidos. Lo preocupante es la aprobación de una ley que pone en riesgo la salud de las personas con el uso del combustóleo, un derivado sobrante del petróleo altamente contaminante. Esta ley da posibilidad a la generación de energía por ese combustible, no promoviendo un medio ambiente sano establecido en nuestra Constitución en el Art. 4 y de esa forma compromete a nuestra generación, la de nuestros hijos y sus hijos a un ambiente no sano y sin bienestar.

La incapacidad del Gobierno federal esta condenando a nuestro país, con una mentalidad tan cerrada de no crear un desarrollo continuo, por capricho político, sin entendimiento de las necesidades actuales y globales, incluso con propuestas monopolicas por medio de la CFE.

El artículo 28 establece que la generación y comercialización  deben llevarse en un mercado de libre competencia y no por medio de políticas públicas controladas por medio del Estado, que solo generara electricidad más cara y más contaminante en perjuicio de los mexicanos. Ejemplo de ello es el megawatt de energía que proviene del combustóleo que cuesta 1,485 pesos; por otro lado el megawatt de energía limpia 385 pesos. Esperemos que resulta con los costos de energia en poco tiempo.

Después de casi 5 meses es claro que no vamos por buen camino, que tenemos un gobierno que no cree en el futuro y en un desarrollo sustentable, que las decisiones que se están tomando comprometen nuestro futuro y el de las próximas generaciones. No olvides que tomaron una de las determinaciones más complejas sin un previo análisis empeñando a las generaciones venideras por una política económica ineficiente y dañina, que pone en riesgo la salud de los mexicanos.

Hoy debemos de reafirmar que son necesarias nuevas iniciativas y políticas públicas que si sean planeadas objetivamente, que promuevan desarrollo y sustentabilidad, que si beneficien a tu salud pero sobre todo protejan a nuestro planeta; también reafirmo que la 4T es sinónimo de destrucción, ineptitud y retroceso, por lo cual urge la participación de la generación de jóvenes, que en contraste, están preparados y conocen de la importancia de las políticas verdes.

RELACIONADOS