La mujer en la 4T

A lo largo de la historia humana la conducta social ha venido desarrollándose conforme al paso de tiempo, circunstancias y momentos que han dejado plasmada la huella de la humanidad en la tierra.

Sabemos que los cambios son inevitables y para que estos se den necesitan ser generados por voluntades e ideas que empujen aquel pensamiento inevitable en la naturaleza del ser. Muchos de estos sucesos emanan de un sexo que por mucho tiempo estuvo posicionado en la cúspide del escalafón, cúspide que ha sido egoísta, desequilibrante y obscena al momento de tomar decisiones determinantes para una sociedad, sin tomar en cuenta la idea e integridad que caracteriza las virtudes de la mujer. Personajes tomaron las riendas de la historia humana, siempre pisando con tal hegemonía la entereza de la mujer sin dar esperanza de una colaboración mutua en la toma de decisiones. Escribir sobre su lucha no me corresponde a mí, le corresponde a millones de ellas que han salido a dar la vida para que sus derechos, libertades y pensamientos se posicionen en lo más palpable, tangible y real de la vida misma.

Que tan incongruentes tuvieron que ser para no dar cabida desde el inicio a tan semejante acierto, de haberse hecho junto a la mujer, hoy el mundo sería otro, un espacio más sano, libre y sobre todo equitativo.

La cuarta transformación lo está haciendo realidad, dejémonos de pasiones inmundas y basémonos en los hechos, seamos claros y precisos en este punto. La mujer mexicana está teniendo un papel protagónico, fundamental y sobre todo indispensable para llevar a este país por el rumbo correcto. Nunca en la historia de México la mujer había tenido tal representación, tenemos un gabinete formado en su mayoría por compañeras enteras, que deslumbran pasión por lo que hacen y que lo hacen bien. Una paridad de género viviente y no engañosa está tomando por sorpresa los pensamientos conservadores de la derecha sin dejar oportunidad alguna de reproches, al contrario, ahora buscan imitarnos cuando ellos mismos denigran en cantidad al sexo “débil”, “estás enseñando mucha pierna” “me case contigo pa mi” entre muchas otras expresiones de este tipo, no me queda más que decir que no se equivoquen, no somos igual al conservadurismo que busca entorpecer la progresividad que tanta falta le hace a esta nación.

Aún nos falta mucho camino por recorrer, seamos empáticos y valoremos la importancia del problema, el ser ajeno solo te hace cómplice de una demanda que ha tomado la vida de miles de almas brillantes que pudieron dejar mucho a esta humanidad.

RELACIONADOS