Ineludibles del 21

Por más revuelo y ruido que pre campañas electorales, campañas disfrazadas y campañas abiertas hagan, por más promoción de perfiles, de personas y de colores, hay cuestiones fundamentales, ineludibles ante las cuales todo candidato o candidata, sobre todo a la gubernatura del estado, debe dar respuesta y expresar un compromiso inequívoco. Van seis de ellas, sin pretender establecer alguna jerarquía de las mismas:

  1. Pandemia: el Covid-19 no se acaba hasta que se acaba. Y para eso falta mucho. No se puede cantar victoria, por más que bajen contagios y fallecimientos. Es necesario prevenir rebrotes, cubrir la totalidad de personas a vacunar, mejorar la infraestructura hospitalaria y establecer una sólida estrategia de medicina preventiva. Ya no se puede seguir pateando el bote de Pensiones Civiles del Estado.
  2. Recuperación económica: aunque Chihuahua, con Baja California y Tabasco fue uno de los tres estados que ganó empleos en 2020, la pandemia y la sequía han afectado nuestra economía en general y al sector agropecuario en particular. Aunque muchas familias se salvaron de la hambruna gracias a las transferencias, sobre todo del gobierno federal, muchas micro, pequeñas y medianas empresas o no la libraron o no la van a librar. Se requiere un plan emergente para rescatarlas y dinamizarlas.
  3. Colapso de la economía de los cuidados: el desarrollo social consiste en desarrollar las capacidades de las personas y de las comunidades para que disfruten sus derechos y desarrollen sus capacidades, sobre todo de los grupos y sectores más excluidos y vulnerables. Han disminuido seriamente los espacios de cuidado infantil, juvenil, son totalmente insuficientes los programas de atención a las adicciones y de inclusión educativa y laboral de las y los jóvenes. Por esto somos de los primeros estados en adicciones, en embarazo en adolescentes y en violencia familiar y violencia de género. Crecimiento económico sin desarrollo social es desequilibrio, violencia, malestar.
  4. Violencia e inseguridad: Según datos de FiCOSEC al 29 de diciembre del presente año se habían cometido cerca de 2 mil 129 homicidios dolosos en el estado con lo que se superó el total anual de asesinatos en 2019, que fue de 2 mil 50. Aunque parece que hay una pequeña inflexión en el mes de noviembre, Chihuahua sigue colocado en los cinco primeros lugares nacionales en homicidios dolosos, narco menudeo, violación, violencia familiar, violencia contra las mujeres (344 feminicidios en el año). Tres grupos del crimen organizado se disputan extensas zonas del occidente del estado, además del trasiego de las drogas extorsionan a las autoridades municipales, imponen sus propios agentes de policía, se llevan “mochadas” por la obra pública, o de plano presionan para que se las adjudiquen a ellos mismos. Por otro lado, las desapariciones forzadas se siguen dando, generando una muerte sin fin en muchas familias y seguimos siendo de los estados donde más inciden.
  5. El agua: La guerra por el agua no ha sido resuelta, está sofocada porque se terminó el ciclo agrícola, pero resurgirá más fuerte en la primavera, ante la escasez de lluvias y nevadas suficientes. No solo la guerra en los distritos de riego, sino también los enfrentamientos en las zonas de riego por bombeo, donde los productores, sobre todo ejidatarios ya no aguantan que grandes propietarios privados les vayan secando sus mantos amparados en permisos piratas o perforaciones ilegales. Invierno seco y frío augura verano muy caliente, de incendios de todo tipo.
  6. Saneamiento de las finanzas estatales: las finanzas estatales están al borde del colapso. La lucha contra la corrupción duartista no fue suficiente para que el gobierno de Javier Corral resolviera sus problemas financieros. Año con año se ha tenido que endeudar, que reestructurar las deudas anteriores. Y, sin embargo, la deuda y su servicio crecen y crecen. No basta con acusar a los gobiernos actuales o anteriores. Es necesario hacer propuestas claras, técnicamente viables de solución.

Estos son los “ineludibles del 21”. Los temas o problemas, coyunturales o estructurales que deben ser el centro del contenido de las campañas a la gubernatura. No solo como un duelo de esgrima de acusaciones y señalamientos mutuos reservado a los actores político-partidarios. Los actores sociales también deberán participar señalando, cuestionando, evaluando desempeños y propuestas. La diversidad de actores, no solo los empresariales quienes generalmente son de los pocos tomados en cuenta para debates y comparecencias.

La problemática a corto, mediano y largo plazo que atraviesa Chihuahua es tan amplia, tan urgente y tan compleja que miente quien diga que se puede resolver sin convocar a una amplia concertación de actores políticos y sociales. Solo construyendo acuerdos entre órdenes de gobierno, entre gobiernos y sociedad civil, entre sectores público y privado, podrá superarse este largo invierno de heladas negras. Chihuahua, más que pleitos, necesita pactos.

RELACIONADOS