La Casa Blanca se convirtió en un “cuarto de guerra”, difunden supuesto fraude

“Las autoridades electorales de diversos estados se dijeron preocupadas por la seguridad de su personal debido a las amenazas y protestas de airados inconformes afuera de diversos recintos, generadas por las aseveraciones infundadas de Trump de que hubo fraude generalizado”, comentó The Associated Press.

Distintos medios anuncian que la Casa Blanca, se convirtió en un “cuarto de guerra” desde que se utilizan troles para difundir información sin confirmar y mentiras, al igual que les moviliza a a prensa de derecha y ultraderecha. 

“La falsa declaración de victoria de Trump en la madrugada del miércoles unió rápidamente a activistas conservadores hiperpartidistas y a los abanderados de los medios de comunicación de derecha, como Breitbart, con ‘trolls’ de Internet y partidarios de QAnon detrás de un mensaje viral singular: #StopTheSteal”, anunció The New York Times. 

El jueves Trump utilizó una sesión informativa para desencadenar una serie de ataques contra un sistema electoral que describió como «manipulado» por los demócratas que quieren robar la elección. Tratando de poner en duda la confianza en el proceso electoral.

El miércoles la activista republicana Kylie Jane Kremer creo una página para ayudar a organizar grupos para inundar los centros de escrutinio con observadores. La página creada en Facebook fue llamada “Stop the Steal” (Detengan el Robo), alcanzó los casi 300 mil miembros, pero el jueves por la tarde Facebook la cerro debido a que vio situaciones alarmantes de violencia en el grupo. 

“Un impulso de desinformación para subvertir las elecciones está en marcha y proviene directamente del Presidente Trump y sus aliados. El objetivo: detener de alguna manera una victoria del exvicepresidente Joseph R. Biden Jr. o, en su defecto, socavar su legitimidad antes de que pueda asumir el cargo”, anuncia The New York Times.

Biden, por su lado ofreció garantías de que se puede confiar en el recuento de votos, al tiempo que pidió a los estadounidenses ser pacientes. 

RELACIONADOS